¿El desierto…? a mí, si me pierdo que no me busquen allí

¿ Quién dijo que pasar una noche en el desierto es una experiencia mágica ?

desierto marruecos

Antes de nada tengo que decir que esto es mi experiencia personal, para nada quisiera desalentar a quien tenga ganas de conocer y dormir en el desierto.

La Excursión al desierto

 

Todos los días que estuve en Marruecos incluso antes de mi llegada, cuando decía mi próximo destino mucha gente me espetaba “tienes que ir a dormir al desierto”, “es una experiencia mágica”, “es algo que no olvidarás nunca”… y en parte tenían razón.

La verdad que varias pense en hacer la excursión del desierto, pero había demasiadas cosas en contra, la arena, el calor, los dromedarios, los bichos, serpientes… al ser enero, en Marruecos por las noches refresca mucho, si ya en la ciudad se nota muchísimo, imagínate en el desierto, esa era una de las razones más poderosas para no querer ir.

Fueron pasando los días, fui visitando el país, conocía gente que me preguntaba… “¿ya has ido al desierto?”,  “es una experiencia mágica”,  “nosotros vamos”…. bla, bla, bla, siempre lo mismo, mi respuesta siempre era la misma “la verdad es que no me hace ilusión, nada se me ha perdido allí”.

Todo el tiempo fui dándole vueltas al tema y preguntándome, “¿no te estarás equivocando?” “¿será mejor ir al desierto a dormir bajo las estrellas y vivir la experiencia?”.

Al final, por no arrepentirme más tarde, cuando volví a Marrakech contrate una excursión, hay muchas opciones, elegí una de 2 días y 1 noche, al desierto más cercano, el de Zagora, para mí mucho más que suficiente.

El tour incluía:

  • Recogida en el hotel, riad, aeropuerto o donde tú quieras.
  • Vehículo todo-terreno 4×4 con aire acondicionado con conductor.
  • Ida y vuelta desde Marrakech hasta el desierto con parada en diferentes localizaciones
    para visitar y hacer fotos.
  • Parada a comer y almorzar.
  • Guía acompañante durante toda la ruta que habla español.
  • Combustible, peajes y todos los gastos asociados.
  • Paseo en camellos para llegar al campamento 2h (uno por persona).
  • 1 Noche en haimas en medio de las dunas con cena bailes,cantes bereberes y desayuno.
Dormir en el desierto está demasiado sobrevalorado. Clic para tuitear

En ese momento me pareció todo correcto, fui mirando en diferentes agencias, en mi hospedaje y en la mayoría de sitios ofrecían lo mismo a muy similares precios, así que contrate en uno cualquiera, pague y me dijeron que pasarían a por mi a las 7 de la mañana y me fui.

Esa noche hizo mucho frio y estuve a punto de cancelar la excursión, pero al final me decidí, me levante y salí al encuentro del todo-terreno/4X4.
En ese momento empezaron las sorpresas, el 4×4 no estaba y en su lugar había un minibus.

desierto marruecos

El 4×4 (ah no, que es un minibus)

 

Aunque un poco sorprendido lo deje pasar, no dije nada, me metieron dentro y esperamos durante unos minutos, pensé que seria para esperar a otros excursionistas, pero a los 10 minutos se puso en marcha y emprendimos la marcha por las calles de Marrakech.
Estaba contento, me había sentado en un buen sitio y el minibus era para mi solo, pero las cosas buenas duran poco, después de unos minutos conduciendo sin salir de la ciudad llegamos a un cruce de calles donde había un mar de minibuses, unos llenos de gente, otros vacíos, mi conductor paró, me dijo casi gritando, metiéndome prisa que me bajase y me subiese justo al que había al lado. Un poco aturdido, sin entender nada así lo hice.

Por esas fechas hay poca gente que vaya al desierto, así que lo que hacían era, reunir a todos los que habían contratado las excursiones, no importaba cuál, los metían a todos en los mismos minibuses, luego, hablando con mis compañeros de viaje nos dimos cuenta que cada uno habíamos pagado por servicios diferentes a precios muy diferentes, pero estábamos haciendo lo mismo. Eso género un gran malestar.

El minibus ya estaba lleno y tan solo quedaba un sitio al fondo, yo tengo una altura normal, pero el espacio era poco para ella y tenía que ir agachado, pensé que, bueno quizás en la primera parada podría decirlo al conductor y que pudiésemos cambiar los sitios.

El viaje hasta el desierto es largo, unas 7 horas, algo muy tedioso si no fuese por los paisajes, las paradas, la conversación, pero en mi sitio era muy incomodo poder ir mirando por la ventanilla, tenía que recostarme en el asiento delantero con el consiguiente dolor de espalda.
Entre sueño e incomodidad fui conociendo a mis 13 compañeros de viaje, un grupo variopinto que se componía de varias nacionalidades, 1 argentino, 1 chino, 2 amigas inglesas y 7 integrantes de una familia de varias procedencias, de la que varios integrantes hablaban español.
Fue una gran suerte, desde el primer momento conectamos, un grupo la verdad que muy agradable, exceptuando 2 pakistanís que viajaban en los asientos de la parte delantera, excluidos de todo roce con nosotros.

Después de unas dos horas de viaje se hizo la primera parada para el almuerzo y para ir al baño.

desierto

Terraza del bar

Fue en un bar de carretera nada especial, aunque habíamos pasado por mejores locales el conductor se notaba siempre para ahí, se veía también que tenían una especie de concerto con los del local.

Después del tiempo acordado de parada volvimos a subir al minibus, yo ya había preguntado al conductor sobre el cambio de asientos y me contesto que sin problema, que los asientos no están asignados, así que me cambie, craso error, cuando llegaron los 2 pakistanís montaron un follón tremendo, claro, ellos iban muy cómodos, cargando sus móviles y con las ventanas abiertas, como reyes, como iban a querer cambiar.
El momento que se demoró por unos 20 minutos fue muy brusco, nos peleamos sin tocarnos, pero si con gritos e insultos por parte de ellos, me los decían en inglés, pero creerme, cuando te insultan sea en el idioma que sea lo entiendes, aunque el resto del grupo me daba la razón ellos no querían subirse atrás, desistí de mi empeño y volví a la parte trasera.

Amablemente los que estaban sentados detrás me dijeron de cambiarnos los asientos, turnándonos en cada parada, cosa que les agradecí enormemente.

Carretera por las montañas

Montañas del Atlas nevadas

Había muy buen rollo entre todos, entre risas y charlas fuimos haciendo camino, atravesamos las montañas del Atlas se hizo alguna parada y después de un tiempo llegamos Kasbah de Taourirt donde paramos para visitarla y comer.

Al llegar el conductor nos dijo (en su idioma, nada de español, ni mucho menos inglés, por suerte en nuestro grupo una persona hablaba árabe) que esperásemos a que viniese el guía, que estaba con otro grupo, nos pareció estupendo, por fin íbamos a tener un guía que no explicase algo.

Comenzamos la visita (en inglés) por mí no hay inconveniente, pero había gente que no entendía, además eso no fue lo que nos vendieron, pero igualmente continuamos… la verdad, el recorrido fue igual de interesante que rápido, había mucha prisa ya que era tarde, según ellos teníamos que comer, para salir pronto y llevábamos mucho retraso, el cual, habían causado ellos mismos, así que, con bastante mal humor nuestro guía terminó en poco tiempo, no sin antes pedirnos una compensación económica, a lo cual no accedimos, ya que, se supone que lo llevábamos incluido en la excursión, esta situación dio lugar otro momento tenso y de muy mal rollo.

Ya, con el tiempo justo nos llevaron a un lugar a comer, había varios restaurantes, pero nos dijeron que habían reservado en uno en particular, al llegar, varios de nosotros nos dimos cuenta que el precio del menú era al cambio de unos 15 eu, algo que nos sorprendió bastante, pues para Marruecos y para el sitio, ese precio es muy elevado.

Varios de nosotros decidimos irnos, no sin antes ser advertidos por el conductor y el guía del poco tiempo del que se disponía y que no nos alejamos.

El Argentino y yo habíamos hecho muy buenas migas, así que juntos comenzamos a bajar las escaleras del restaurante en busca de otro (el restaurante disponía de dos plantas de terrazas), antes de salir por la puerta un camarero nos abordó, nos dijo que nos quedásemos, que nos hacían un descuento pero que no dijésemos nada, podríamos comer en la terraza de abajo por mucho menos, le dijimos que no, volvió a insistir y aun nos rebajo más el precio, eso si, insistió mucho en que no lo dijésemos al resto del grupo, nos pareció fatal, pensamos en subir para avisar a los demás, pero a esas alturas del día ya nos habíamos ganado bastantes enemistades (los pakistanís, el conductor, el guía) y no era cuestión de echar más leña al fuego, así que accedimos y nos quedamos a comer.

Nosotros terminamos antes que el resto del grupo, aun así no recuerdo a quien pero el minibus tubo que esperar a alguien, con el consiguiente mal humor del conductor, el guía para entonces ya nos había dejado, supongo que después de recibir su comisión por parte del restaurante.

Una vez en camino les comentamos a los demás el feo gesto del precio del menú, el enfado de todos fue subiendo, pero se dejó pasar el tema, para que enfadarse, tan solo queríamos disfrutar del viaje y de nuestra noche mágica durmiendo bajo las estrellas, así que continuamos viaje entres charlas, más risas y alguna paradita con la misma dinámica (en locales comisionados).

Por fin, después de muchísimas horas incluida más una parada para comprar agua (ya que en el campamento no hay y las bebidas no están incluidas) llegamos, casi cayendo la noche, a una explanada donde nos esperaban un montón camellos ensillados junto con varias personas que debían ser sus cuidadores y los conductores de la caravana.

Gritando, de muy malas maneras y con mucha prisa nos subieron a cada uno a un camello, rápido salimos hacia el desierto sin apenas ver nada en la oscuridad, de ese momento no tengo fotos, los videos que pude grabar apenas se ven nada debido a que apenas ya había luz, una lastima por qué realmente me hubiese gustado, que, después de hacerme tantísimos kilómetros por lo menos ver la preciosa puesta de sol.

El paseo hasta el campamento es de casi dos horas, que, para los que no estamos acostumbrados a subirnos en camello es un autentico calvario, nada recomendable, aun así aguante como un campeón, pero hubo gente que se bajo y siguió andando.desierto

Al llegar, aunque por horario era pronto, ya era noche cerrada y poco pudimos ver, nos esperaban unos hombres vestidos con trajes típicos bereberes y turbantes, con una pequeña hoguera, alrededor de ella, sentados, había otro grupo de turistas tomando té y calentándose, se les veía muy tranquilos, relajados y felices, totalmente lo contrario que nosotros, que ya estábamos muy cansados de los gritos y las malas maneras de todo el día.

Los supuestos bereberes nos instaron a que dejar nuestras cosas en la jaima, (nos dieron varias a elegir) que volviésemos y nos sentásemos alrededor de la pequeña hoguera para tomar un té de bienvenida y hablar un poco (como siempre con prisa, es sí, esperando que cenasen el otro grupo que había llegado antes).

Hacia mucho frío y le dijimos a uno de los bereberes si por favor podrían hacer la hoguera más grande para poder calentarnos a lo que nos contesto: “la hoguera está bien, es suficientemente grande” nos quedamos perplejos.

La gran cena y la gran hoguera

 

Una vez terminó de cenar el primer grupo nos invitaron a pasar (con malas formas) dentro de una jaima más grande donde se servía la cena que teníamos incluida, muertos de frío nos sentamos en el suelo encima de alfombras, todo muy típico, tal vez sería mágico, si no fuese por todo lo desagradable que pasamos durante el día.

El menú era un menú típico bereber, con sopa y cous-cous, me puse muy contento pues la sopa me gusta mucho y además podría entrar en calor, nada más lejos de la realidad, cuando la trajeron estaba fría, tenía un sabor asqueroso por llamarlo de alguna manera, era algo incomible, por lo menos yo no pude, creo que nadie se la comío, al momento nos trajeron el cous-cous de pollo que me encanta, eso si que estaba bueno, casi sin poder terminarlo nos dijeron que ya podíamos ir saliendo para hacer los cánticos y las danzas típicas bereberes.

Al salir comenzó el gran paripé, se estaban burlando de nosotros, mi impresión era la de que nos habían tocado unos malos actores desganados haciendo algo que no les gustaba, nos trataban mal, parecía que incluso nos insultaban cuando cantaban, vamos que se reían de nosotros, viendo todo aquello yo no daba crédito.

desierto

La gran hoguera

La hoguera seguía siendo ridícula, tenias que meterte en ella literalmente para que calentase, estabamos todos muertos de frío.

En un momento que pude despistarme, me acerque para hablar con gente del otro grupo, les pregunte sobre el tema, sobre que tal la excursión, les comente lo mal que nos trataban, lo mal que había ido el día, como nos hablaban, no me creían, a ellos sin embargo, les habían hecho pasar un día estupendo, la comida genial y el trato fabuloso, estaban encantados, cosas de las cuales me di nada más llegar.

Lo comente con mis compañeros, la verdad, que incluso lo entendimos menos, que estaba pasando? cual era el porqué de todo aquello?

¿Nuestro fallo? Quizás llegar tarde, pero por su culpa.

 

Las jaimas eran para 4 personas, el argentino, el chino, yo y un componente de la familia, nos quedamos en una. Dentro hacía casi más frío que fuera, olía mal, las mantas olían muy mal, sólo había una por cama (si se le puede llamar así) ya que únicamente tenían una tabla dura sin nada más, casi mejor dormir en el suelo, si no fuese por la arena que se metía por todos lados, yo lo hubiese hecho.

Nos acostamos vestidos a intentar dormir, la noche fue infernal, apenas dormimos, el frío calaba como si estuvieses a la intemperie, si tenias necesidad de salir en mitad de la noche, la distancia hasta el baño, que se encontraba a unos 200 metros de nuestros aposentos, hacia que te lo replanteases pero que muy bien. Como fuese la noche paso, nos pusimos en pie mucho antes de amanecer, para, supuestamente tomar el desayuno y ver la salida del sol, cosa que agradecimos bastante, pues como calienta el astro rey no lo hace ninguna hoguerucha ridícula.

desierto

El bereber posando para la foto

¿Pensáis que por la mañana el trato hacia nuestro grupo seria diferente? Pues os equivocáis, los mismos señores que la noche anterior nos lo hicieron pasar tan mal, estaban por la
mañana, el desayuno también un desastre, con prisas para subirnos al camello para irnos, incluso cuando les pedías una foto hacían unos aspavientos y se giraban, cosa extraña ya que después veías como se fotografiaban con el otro grupo encantados.

desierto

El campamento por la mañana

Muy decepcionados nos subimos a los camellos para irnos, el camino hasta el minibus era corto, comenzaba a salir el sol, el momento fue muy bonito, pero no se si la verdad merece la pena todo el sufrimiento.

Una vez en el minibus emprendimos el viaje de vuelta hacia Marrakech, pero si me paro a contároslo esto se haría eterno, ya os lo podréis imaginar, más de lo mismo, incluso una gran bronca con el conductor, no quería parar en ningún sitio por que tenia algún compromiso en la ciudad. Como he dicho en varias ocasiones gracias que el grupo eramos de lo mejor, vinimos riéndonos ,contando chistes, disfrutando del paisaje y de los que pudimos ver cuando el conductor nos paraba.

 

 

Lo peor:
  • El frío insoportable durante la noche.
  • El trato de todos los que nos atendieron durante la duración de la excursión.
  • El minibus y el conductor.
  • La jaima, la cama, la sopa de la cena.
desierto

Huyen cuando les hacemos fotos

 

Lo mejor:
  • Los paisajes a la ida y a la vuelta.
  • La paciencia, la unión y el buen rollo de todo el grupo.
  • La maravillosa Ouarzazate, algo impresionante, sólo por eso si que merece la pena todo el sufrimiento.

    desierto

    Ouarzazate

 

Mi consejo es que si queréis hacer la excursión al desierto y dormir allí os informéis muy bien antes de contratarlo, la mayoría de agencias que las hacen son al final la misma con distintos nombres, independientemente del precio que paguéis, luego os juntaran, entonces buscar y buscar, yo os dejo una que podéis contratar desde España que funcionan bien y tienen buenas criticas.

Aquí las excursiones que podéis hacer desde Marrakech al desierto.

 

Espero que te sea útil toda esta información, recuerda…

¡¡¡Compárteme con tus amig@s!!!



Booking.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *