Haputale y las plantaciones de té en Sri lanka

Haputale es un paraíso entre las montañas, lleno de plantaciones de té, sin apenas turistas te permite disfrutar de su entorno y de la vida cotidiana con mucha tranquilidad.

haputale plantaciones de té

Escondida entre montañas, Haputale es una pequeña población muy tranquila, donde su mayor atractivo son la infinidad de plantaciones de té que la rodean, por su altitud,1500m, el termómetro baja bastante por la noche, así además de tu cámara de fotos te recomiendo lleves ropa de abrigo.

¿buscas alojamiento en Haputale?
reserva aquí al mejor precio

Mucho antes que yo, en el siglo XIX un adinerado empresario escoces llegaba a estas montañas enamorándose de ellas, hablo de Thomas Lipton. Amante de la naturaleza, de la fauna y un gran defensor de los animales, Thomas empezó a comprar tierras por esta zona creando enormes plantaciones, implantando a su vez la tecnología necesaria traída desde Europa para la elaboración totalmente artesanal del té, que aún a día de hoy sigue funcionando.

 

Desde Kandy hasta Haputale en tren

 

estación tren Kandy

Estación tren kandy

Después de visitar la preciosa Kandy, hoy mi día empieza en su estación de tren, va a ser mi primer viaje en este medio de transporte en Sri Lanka,para irme hacia Haputale, es temprano, no llueve, pero aún así la humedad y calor ya se van notando. Emocionado y con cierta incertidumbre me dirijo hacia la estación de tren que desde el día anterior tenia localizada.

A mi entrada veo una larguísima cola de segunda clase para comprar los billetes, hay un montón de turistas mochileros, con ello deduzco que mi elección de hacer este trayecto en tren ha sido buena.
Mientras espero, me doy cuenta que hay otra ventanilla, es tercera clase y no hay nadie, pienso que no habra tanta diferencia entre segunda y tercera, no me gusta esperar, así que sin mas me dirijo hacia la ventana de tercera clase, detrás de mi una chica rubia hace lo mismo, parece francesa a alemana pero tras hablar con ella me doy cuenta que española, vasca.

Con la alegría de encontrar a alguien con el que poder charlar en español subimos al tren.

Para nuestra sorpresa el vagón va a tope y no queda ni un misero sitio donde poder acomodarnos y tenemos que quedarnos de pie, en ese momento a mi cabeza viene la idea de si no hubiese sido mejor comprar un billete de segunda clase, pero se difumina al girarme y mirar alrededor, me encuentro con muchas de las personas que hacían la cola para comprar los billetes de segunda, al igual que nosotros van también de pie, por lo que deduzco que lo que va a tope es el tren, no solo este vagón.

Los demás turistas que han pagado por su billete de segunda clase están malhumorados y quejándose por ese tema, como nosotros no pueden sentarse y eso les incomoda, dos parejas incluso deciden bajarse.

desde el tren

Mi asiento

A los pocos minutos un sitio queda vacío e invito a la vasca a sentarse, yo acomodo mi equipaje encima de su asiento y me voy hacia la plataforma donde me siento en el borde de la puerta, con el frío viento acariciando mi cara espero disfrutar de una forma diferente de las 5h 30m minutos que dura el trayecto, para que enfadarse,de todas maneras he venido hasta aquí para vivir otras aventuras, sea malo o bueno es una experiencia y eso busco.

tren haputale

Cruzando las vías

Durante todo el recorrido al igual que la lluvia me acompañan unos paisajes impresionantes, montañas cuajadas de verdes plantaciones de té, en las que cientos de mujeres trabajan manualmente en su recolección, infinidad de pequeños pueblos y algo que nunca falta, millones de sonrisas, todo el mundo me sonríe.

mujeres en estación

Mujeres sonrientes

niños en tren

Niños en el tren

Aunque el recorrido es lento y largo, además dos paradas interminables que hemos hecho, la conversación con la vasca, la degustación de comida a la que los locales me invitan a cada momento, el ir haciendo fotos y sobre todo la magia que envuelve todo esto, hacen que sin apenas darme cuenta estemos en Haputale.

tren haputale

Estación tren Haputale

 

Haputale, que ver y hacer

 

Haputale es una ciudad pequeña, por lo que puedes moverte perfectamente a pie, aún así en la puerta de la estación tienes bastantes tuk-tuk que te llevaran al hotel que hayas elegido, sí, como yo, vas a la aventura, puedes ir hasta el bullicioso centro que esta apenas a tres minutos andando, hay muchas mas opciones para decidir donde alojarte.
En el camino te encontraras con algunas tiendas, locales de comida y hasta un mercado de productos de la huerta, momento que yo aproveche para comprar algo de fruta.

mercado Haputale

Mercado Haputale

Acomodado ya en una gesthouse que encontré, muy barata, pero nada recomendable por cierto, deje mis cosas y me fui a dar una vuelta por las cercanías.

Como te he dicho Haputale es famoso por su té, puedes visitar el famoso Lipton´s Seat un lugar privilegiado en las alturas desde donde, Thomas Lipton se sentaba a contemplar sus plantaciones.

Para ir andando esta bastante lejos, mas arriba del pueblo, lo mejor es llegar en tuk-tuk y por muy poco dinero, antes te encuentras con una factoría de té, donde muestran el proceso de elaboración, algo interesante y muy recomendable.
En mi paseo por Haputale, quizás debido al frio, quizás mi viaje en la puerta del tren durante tantas horas, empecé a sentirme mal, una poderosa fiebre se apodero de mi, así que no me quedo mas remedio que volver, perdiéndome el poder subir a ver las vistas desde las montañas.

Envuelto en unas mantas que me dejaron en la gesthouse pude salir a hacer unas fotografías desde lo alto de una colina,después la medicina y a la cama.

montañas

Panorámica desde Haputale

 

Espero que te sea útil toda esta información, recuerda…

¡¡¡Compárteme con tus amig@s!!!

 

 

 

Guia practica de hoteles en Haputale

 

 

 

Un pensamiento sobre “Haputale y las plantaciones de té en Sri lanka

  1. Pingback: Sri lanka,viajando por libre durante 14 dias

Deja un comentario